La Revolucion Interior

Durante el transcurrir de la practica de zazen nos esforzamos por no tomar partido ni juicio en nuestra propia vida. De esta forma encontramos una mirada nueva sin condicionantes que nos permite poco a poco conocernos mejor. Esto permite vernos a nosotros mismos en el reflejo de zazen. Aparece lo que se suele llamar, la atención sostenida que es una atención que surge de un estrato más profundo de nuestra existencia. En esta mirada sin mirar, cada cosa se refleja tal cual es, no hay juicio ni rechazo, por lo que podemos vivir cada fenómeno desde la totalidad en la interdependencia.
Lo que limita nuestra vida, es estar constante en la mente dual que disecciona la totalidad en partes, separa lo bueno y lo malo, juzga y encierra al ser humano en un limite personal.Necesitamos este otro tipo de mirada, la mirada interior que mira desde la totalidad de nuestro ser, no solo desde una parte limitada y enferma. De esta forma es posible seguir el movimiento que constantemente nos invita al cambio al que tanto nos resistimos. Esta es la mirada que nos proporciona la sabiduría en movimiento.
Las revoluciones solo cambian el contexto, pero el núcleo humano con sus limites sigue intocable.La revolución interior va directamente a transformar este núcleo "enfermo" del ser humano, para liberar al ser humano de su propia ignorancia, de su propia catarsis neurótica.Pienso que solo así podemos crear un revolución profunda e integra en una sociedad con necesidad de evolucionar hacia la luz , la paz y el amor.
La palabra r-evolución, lleva integrada la palabra evolución que es sinónimo de transformación, cambio. Esta transformación y cambio es una de las mayores dificultades que los seres humanos encontramos en el transcurrir de nuestras vidas. No hay otra cosa que cueste más a las personas que el cambio.
Precisamente el cambio, la impermanencia es uno de los pilares de la enseñanza del Budha. Cambio es seguir el movimiento, encontrar la sabiduría que es movimiento, y atrevernos a dar un paso más allá de los propios limites.Educarnos en la impermanencia es encontrar el espíritu de cambio y desapegado que nos libera de las ataduras del ego, como una serie de patrones fijos e inamovibles
Zazen nos entrena más profundamente en esta enseñanza de cambio y desapego. Como dice el maestro Dogen, En zazen abandonar el cuerpo y el espíritu. Estas son las palabras que hicieron despertar a Dogen cuando las escuchó en el dojo de su maestro, de Nyojo.
Un día en que Dogen estaba sentado en Zazen, un monje se durmió. El maestro Nyojo golpeo con fuerza al discípulo y con voz fuerte gritó: “!Zazen es abandonar el cuerpo y el espíritu!: ¿Por qué duermes?”. Al oír estas palabras Dogen experimento el gran despertar. Después Dogen fue a ver a Nyojo y le dijo:
“- He abandonado el cuerpo y el espíritu – shin jin datsu raku”.
Nyojo le contestó:
“-¡Abandona ahora el cuerpo y el espíritu!”
Dogen se postró entonces respetuosamente ante Nyojo y este añadió:
“Cuerpo y espíritu han sido abandonados - datsu raku shin jin”
Xabier Doryu

Comentarios

  1. Profundo como el abismo oscuro sin fondo



    Gracias por esta entrada
    un saludo respetuoso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Realizar el origen del si mismo